jueves, 18 de febrero de 2016

Google y WhatsApp respaldan negativa de Apple de instalar puerta trasera en iPhone

Cargando...
Logo de Apple. 

Esta semana, un tribunal estadounidense dio instrucciones a Apple del desactivar la función de auto borrado en el iPhone propiedad de uno de los atacantes en diciembre. El auto borrado de iPhone es una medida de seguridad que, como su nombre sugiere, borra los datos del teléfono cuando se digita repetidamente la contraseña equivocada.

Apple ha objetado el requerimiento del tribunal señalando que el gobierno estadounidense ha dado un paso que pone en riesgo la seguridad de sus clientes. A juicio de la empresa, el requerimiento judicial tiene implicaciones que exceden la investigación del caso, por lo que propone una discusión pública en torno al tema.

En una carta abierta firmada por Tim Cook, CEO de Apple, la empresa manifiesta su “consternación y firme condena frente al acto de terrorismo ocurrido en San Bernardino en diciembre”, recalcando que en todo momento ha apoyado la investigación del FBI, entregando toda la información en su poder, y cumpliendo con requerimientos judiciales y peticiones de entrega de material digital, y poniendo además ingenieros a disposición de las autoridades. La empresa recalca no tener simpatía alguna por los terroristas.

Luego, la empresa señala que el FBI, en realidad, le está pidiendo crear una versión del sistema operativo iOS que desactivaría importantes características de seguridad, para luego ser instalado en el iPhone recuperado durante la investigación. La empresa se opone señalando que este software, en las manos equivocadas, eludiría importantes características de seguridad, con el potencial de acceder al contenido de cualquier iPhone que cualquier persona tenga en su poder. Apple indica que, esencialmente, el FBI le está pidiendo diseñar una puerta trasera para entrar a los dispositivos de Apple.

Respecto de las seguridades dadas por el gobierno en el sentido que el software sólo se había utilizado en este teléfono específico, Apple indica que no hay garantías en tal sentido de que el software sólo sería utilizado en esta oportunidad, una vez que el procedimiento es conocido. En otras palabras, Apple sencillamente no cree en las seguridades dadas por la agencia gubernamental.

La carta abierta ha causado intenso revuelo en Estados Unidos, generando numerosos artículos de opinión y declaraciones en círculos políticos y tecnológicos. Debido a su tamaño y relevancia en el ámbito de las TI, la opinión de Google es importante en tal contexto.

En sus tuits, Pichai manifestó que Google comprende los retos que enfrentan las autoridades, y que la empresa apoya la entrega de información con base en requerimientos emanados en los tribunales de justicia, pero que “es totalmente distinto pedir a las empresas hackear los dispositivos y datos de los clientes”, ya que a su juicio, “sentaría un precedente complejo”.

Por su parte, Jan Koum, CEO y fundador de WhatsApp, publicó un intenso comentario de apoyo a Apple, donde escribe: “no debemos permitir que se establezca este peligroso precedente. Nos estamos jugando nuestra libertad”.

Tomado de: Diario TI

1 comentario:

  1. De acuerdo al artículo que escribí hace una semana, el tema de la privacidad de la información va a dar mucho de que hablar este año. Para la muestra, este nuevo caso entre el FBI y Apple.

    ResponderEliminar